Contraindicaciones de la avena: desventajas y peligros

¿Cuáles son las contraindicaciones de la avena?: comer avena en exceso es malo, así que no se recomienda comer grandes cantidades de avena todos los días. Sí se puede consumir algo de avena todos los días, pero solamente si es una cantidad adecuada. 

La avena, o avena sativa en latín, tiene muchos beneficios pero, como todo, tiene algunas desventajas. Esto no significa que sea un producto dañino o malo para tu cuerpo. Sin embargo, puede llegar a tener efectos negativos sobre tu salud.

En esta guía conocerás todas las contraindicaciones de la avena, para que la disfrutes sin efectos secundarios ni remordimientos.

Para ello, aquí te presentamos una lista sencilla con precauciones y consejos que ayuden a aclarar cualquier duda que puedas tener con respecto a la avena:

 

¿Qué pasa si como avena todos los días? 

Lo mejor es consumir la avena en el desayuno, si quieres saborear este rico cereal todos los días. Se recomienda consumir avena en la mañana por su elevada cantidad de grasas y calorías. De esta forma, se puede aprovechar su energía y quemarla, en vez de almacenarla como grasa.

Sin embargo, comer demasiada avena puede producir algunas contraindicaciones.

 

Contraindicaciones de comer mucha avena

Consumir avena en exceso puede provocar:

  • Aumento de peso (especialmente si no se come temprano en la mañana);
  • Producción de gases e incomodidad abdominal (sobretodo si no estás acostumbrado a consumir el cereal);
  • Puede ocasionar evacuaciones constantes (por su alto contenido de fibra);
  • Alergias (aunque son muy poco comunes);
  • Dolores de cabeza;
  • Malestar general y estomacal;
  • Sensación de llenado que no disminuye (por las propiedades de saciedad que tiene el grano).
  • Puede ocasionar un aumento en la frecuencia cardíaca;
  • En cantidades altas, la avena puede alterar el sueño y ocasionar insomnio;

La ración recomendada de avena en mujeres es de media taza al día y en los hombres una taza al día. Intenta no pasarte de esto.

 

Contraindicaciones de la avena para la salud

Aquí exploraremos cómo la avena puede incidir en aspectos específicos de la salud de sus consumidores y si existen algunas contraindicaciones específicas.

 

  • Contraindicaciones de la avena en el embarazo

De acuerdo a la especialista venezolana en fitness, Sascha Barboza, la avena es uno de los mejores desayunos para las embarazadas debido a su aporte nutritivo y vitamínico. 

Además, su alto contenido en fibra es perfecto para disminuir el estreñimiento que suelen experimentar las embarazadas.

¡Así que no existen contraindicaciones para la avena durante el embarazo!

 

  • Contraindicaciones de la avena instantánea

La principal diferencia entre la avena instantánea y la avena normal es que la instantánea viene con un proceso previo de cocción, mientras que la normal viene completamente cruda.

No existen contraindicaciones de la avena instantánea. Sin embargo, no conserva todos los nutrientes que tiene la versión tradicional, pues está mucho más procesada. Por ello, se considera que la avena cruda es más saludable en general.

 

  • Contraindicaciones de la leche de avena

Como sustituto de la leche de vaca, la leche de avena es más digestiva y aporta vitaminas y minerales como hierro, fósforo y magnesio. También ayuda a combatir el estreñimiento por su alto nivel de fibra.

La leche de avena no tiene contraindicaciones (¡a menos de que seas celíaco!). Sin embargo, hay un par de precauciones que deberías tomar en cuenta:

  • Las personas vegetarianas o veganas deben suplementar las proteínas, ya que la leche de avena como sustituto de la leche de avena contiene menos de 0,46 gramos de proteína por cada 100 ml.
  • El contenido en calcio de esta leche es muy bajo. Tiene solo 1 gr por cada 100ml. Por ello, podrías suplantarlo o adquirir leche de avena fortificada con calcio.

 

  • Contraindicaciones de consumir avena en ayunas

No hay contraindicaciones asociadas con tomar avena en ayunas. Solamente podría caer pesada si se come cruda y en gran cantidad a primera hora de la mañana. 

Más bien, existe evidencia de que comer avena en ayunas es beneficioso para la salud. Consumir este cereal de primera cosa en el día puede ayudar a:

  • Reducir el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares;
  • Combatir el estreñimiento;
  • Disminuir los niveles de azúcar en la sangre;
  • Prevenir el cáncer de colon;
  • Aumentar la saciedad y ayudar a controlar el apetito.

También es popular tomar agua de avena en ayunas. Esto ofrece beneficios similares y ayuda también a promover la pérdida de peso y disminuir la presión arterial.

 

¿Existen contraindicaciones de avena en la piel?

Existen casos muy raros de dermatitis por contacto. Esto se refiere a picazón en la piel ante el contacto con salvado. 

Esto es muy poco común y ha sido reportado solamente en personas muy sensibles.

 

¿Por qué me cae mal la avena?

La avena puede generar inflamación en la zona abdominal y gases. Esto ocurre porque la avena tiene dos tipos de fibra: soluble e insoluble; y la fibra insoluble o no soluble es fermentada en el proceso de la digestión. 

Las bacterias que se encuentran en el intestino se encargan de desintegrar los alimentos que no han sido digeridos durante la digestión. Ellas son las que se encargan de esta fibra no soluble. Durante esta fermentación de la fibra se producen como subproducto pequeñas cantidades de gas.

Por ello, comer avena puede ocasionar gases e hinchazón. Esto ocurre sobretodo si no estás acostumbrado a comer el cereal y empiezas a ingerirlo con más frecuencia. 

Para evitar un exceso de gases, lo ideal es incorporar poco a poco una mayor cantidad de fibra en tu dieta para que tu sistema digestivo se acostumbre a tolerarlo. 

Además, puedes remojar la avena antes de consumirla, pues no pierde su valor nutricional y facilita la digestión. También puedes cocinarla y de esta forma generará menos gases.

 

Las propiedades de la avena

La avena es uno de los cereales más completos y nutritivos que existen. Es rica en vitaminas del grupo B y en vitamina E. También tiene minerales como selenio, hierro, magnesio, cobre y fósforo. Además, tiene un alto contenido en fibra. 

Quizás por todo eso, su versatilidad y su rico sabor, la avena es uno de los cereales cuyo consumo está más extendido a nivel mundial.

 

Toxicidad de la avena 

La avena no tiene ningún tipo de toxicidad ni contraindicación para la población en general. Por ello se puede afirmar que su consumo es seguro (y beneficioso). 

Sin embargo, se pueden presentar efectos adversos por el consumo de avena en determinadas situaciones. Estos son algunos de los casos de personas que no deben consumir avena:

  • Diabéticos

A pesar de que los hidratos de carbono que contiene la avena son de bajo índice glucémico, el cereal tiene una concentración muy elevada de ellos. Por eso los diabéticos deben tener mucho cuidado al incluir la avena en su dieta, para evitar complicaciones.

  • Anémicos

Esto aplica sobre todo para el salvado de avena, porque este impide la absorción completa del hierro del tracto intestinal al torrente sanguíneo. Y la anemia ferropénica es causada precisamente por déficit de hierro. Así que los anémicos deben tener cuidado al ingerir avena.

  • Celíacos

En general, las personas celiacas o intolerantes al gluten tienen vetada la avena en cualquiera de sus presentaciones. Es interesante porque la avena no tiene gluten de por sí, pero suele manipularse en fábricas de cereales con gluten. Por ello, es muy difícil asegurar la inexistencia de trazas de gluten.

Si eres celíaco y quieres comer avena, tienes algunas opciones. Existe una variedad de avena sin gluten, producida en fábricas sin contacto con otros cereales. Puedes encontrarla en tiendas especializadas o en Amazon. Esta variedad no debería hacerte daño, pero igual es recomendable tener precaución.

  • Enfermos intestinales

Personas que sufren de enterocolitis, enfermedad de Crohn o diverticulitis, entre otras patologías, deberían evitar consumir avena. Sobretodo deberían evitar en concreto el salvado de avena. Esto es porque es especialmente susceptible de agravar el cuadro clínico de estas enfermedades.

  • Alérgicos a la avena

La alergia a la avena es una reacción anómala del sistema inmunitario, que desencadena una respuesta a las proteínas de la avena como si fuesen antígenos. Las trata, básicamente, como si fuesen sustancias capaces de provocar una infección en el organismo. 

Por ello, ponen en marcha la maquinaria de fabricación de los anticuerpos específicos de las alergias (las inmunoglobulinas tipo E) y de histamina. Esto suele generar una sintomatología que se circunscribe al aparato digestivo, con irritación de la mucosa, dolor e hinchazón.

  • Intolerantes a las proteínas de la avena o intolerancia a la avena

Aunque en sintomatología se parezca mucho a la alergia, la intolerancia a la avena es una situación distinta. Esta última se trata de una incapacidad del aparato digestivo para asimilar y descomponer las proteínas del cereal. 

A diferencia de la reacción alérgica, aquí el cuadro clínico no deriva de una reacción inmunitaria. En vez, se origina en la carencia genética del paquete de enzimas específicas para degradar las proteínas de la avena.

 

¿Qué pasa si como avena cruda?

Existe un debate sobre si es mejor comer la avena cruda o cocinada. No le va a pasar nada malo a tu cuerpo si comes avena cruda. Sencillamente ofrece beneficios y desventajas diferentes.

Si comes avena cruda todos sus nutrientes quedan intactos. Sin embargo, también quedan algunos “antinutrientes” o fitatos que pueden dificultar la digestión y la absorción de hierro, calcio y otros minerales. Esto es especialmente desventajoso si sufres de anemia.

En cambio, si cocinas la avena se pierden algunos nutrientes, pero resulta más fácil de digerir. Además, la avena cocinada tiene un sabor más agradable.

Por ello, puedes alternar entre avena cruda y cocinada dependiendo de lo que más te guste. O puedes escoger una de las dos. Si no te causa problemas tomar la avena cruda, simplemente ten cuidado con la cantidad que consumas. 

 

¿La avena engorda?

Todo depende de cómo la consumas y en qué cantidades La avena genera saciedad. Por ello, es mejor no consumirla durante las noches, dado que requiere mayor tiempo de digestión y puede resultar pesada al momento de dormir.

Si la digestión no se lleva a cabo antes de que te vayas a dormir, es probable que las calorías consumidas se guarden como reservas. Es decir, que se transformen en grasas.

Por ello, cenar avena (sobre todo justo antes de irte a dormir) puede hacerte engordar.

En cambio, si consumes avena en la mañana, te dará una sensación de saciedad que te ayudará a no comer de más. También quemarás sus carbohidratos a lo largo del día. 

Ahora bien, ¿la avena adelgaza? Si la consumes correctamente, sí te puede ayudar a adelgazar. Además, puedes probar el salvado de avena que contiene mayor cantidad de fibra que los copos de avena.